lunes, 4 de febrero de 2013

Continúan las movilizaciones en la Residencia de Mayores "Reina Sofía" de Las Rozas

El sábado fue otra jornada de lucha por unas condiciones de trabajo saludables y dignas en la Residencia de Mayores Reina Sofía de nuestro municipio.



A los problemas que causa la ampliación de la jornada laboral de 35 horas semanales a las 37,5 horas que decretó unilateralmente el Gobierno para los empleados públicos, se le añaden problemas graves de salud laboral.

La Dirección del Centro ha aplicado, sin ningún tipo de negociación con la representación legal de los trabajadores, ese aumento de jornada haciendo que los trabajadores y trabajadoras tengan que trabajar sábados, librando uno  de cada tres o cinco fines de semana, lo que imposibilita la compatibilidad de la vida laboral con la familiar.


Así mismo, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha realizado propuesta de requerimiento en materia de prevención de riesgos laborales.

Tras las obras de remodelación del Centro, hace dos años, se produjo un incremento paulatino de nuevos residentes de gran dependencia lo que ha provocado una modificación de las condiciones de trabajo y hace necesario una revisión de la evaluación de riesgos laborales, así como una nueva elaboración de la evaluación de riesgos psicosociales, que considere este aumento de la carga de trabajo.

Incremento de la carga de trabajo, por la entrada de nuevos residentes de gran dependencia, que no se ha traducido en un aumento de la plantilla si no todo lo contrario, ya que no se cubren las bajas por vacantes, ni las excedencias, ni las reducciones de jornada, ni las bajas por incapacidad temporal. Así, la plantilla efectiva ve incrementar su carga de trabajo: menos trabajadores atienden a más residentes y éstos, debido a su dependencia, precisan de más atención.

Los resultados de esta situación son dos. Por una parte, el empeoramiento de las condiciones de trabajo de los empleados y, por otra, una atención deficitaria a los residentes, ya que con una plantilla menguada debe atenderse a un mayor número y, algunos de ellos, con necesidades de atención muy específicas.

Ante esta situación, el sábado continuaron las movilizaciones en la Residencia para denunciar y exigir una solución a la situación en la que se encuentran.

Los trabajadores y trabajadoras se concentraron en el vestíbulo de la entrada a la Residencia con el doble objetivo de informar a los familiares de los residentes de la situación en la que se encuentran desarrollando su trabajo y de recabar su apoyo en las protestas por las reivindicaciones que están llevando a cabo a través de la recogida de firmas.

Las familias mostraron su solidaridad y apoyo a los trabajadores y trabajadoras.

Pese a las informaciones ofrecidas por la Dirección del Centro, en ningún momento se causa molestia alguna a los residentes o a los visitantes. Los trabajadores se cuidan muy mucho de que esto no suceda y, además, el vestíbulo es muy extenso.

Poco después de las seis de la tarde se concentraron a la entrada del edificio para iniciar una marcha para hacer visible el conflicto laboral que están viviendo.

Pertrechados con camisetas en las que informan de su situación, banderas de los sindicatos con representación en la Residencia y con silbatos marchamos, porque me uní a ellos, hacia la pasarela sobre la A-6 que está muy cerca de la Residencia.







A continuación, nos fuimos hasta el parking del centro Leroy Merlin, atravesando la estación de servicio que separa la Residencia de ese centro comercial ante el asombro de las personas que se encontraban repostando combustible y realizando compras.

En un ambiente reivindicativo, con el objetivo de hacer visible la protesta, en ningún momento se interrumpió o se vio alterado el normal funcionamiento ni de la gasolinera ni del centro comercial.

De vuelta a la Residencia continuaron las banderas ondeando al viento y los pitidos ante una pésima gestión de los recursos humanos de ese centro.

Las protestas continuarán. No son muy optimistas ante la próxima reunión que se mantendrá para dar una salida a la situación en la que se encuentran.

Dos Residencias de Mayores también han iniciado la protesta por motivos semejantes. No serán los últimas.



¡Mucho ánimo y fuerza, compañeras y compañeros! ¡Nos quieren esclavos pero somos libres!