domingo, 18 de noviembre de 2012

Presupuestos participativos en Las Rozas

Nos comentaron en la Junta de Portavoces, previa al Pleno Municipal del 31 de octubre, que en noviembre habrá un Pleno Extraordinario para la presentación y aprobación inicial del Presupuesto Municipal para el ejercicio 2013.

Por cuestiones de oportunidad política, esto es, antes de la presentación del Presupuesto Municipal para el año que viene, nuestro Grupo Municipal decidió presentar una moción para la puesta en marcha de los presupuestos participativos en Las Rozas en el Pleno Municipal del 31 de octubre de 2011.


La Administración Local es la más cercana a la ciudadanía. Los servicios municipales al ser los mas próximos y necesarios para los vecinos y vecinas de un municipio, son los que más repercusión tienen en sus condiciones de vida, por este motivo las personas percibimos estos servicios como fundamentales para la convivencia y nuestro bienestar, y a los Ayuntamientos como entidades básicas de la organización territorial del Estado, que deben promover las condiciones que faciliten la participación individual, colectiva y la igualdad desde el ámbito público.

Todo ello se realiza a través del Presupuesto Municipal. Es el dinero público para destinar a servicios colectivos y municipales que beneficien a toda la ciudadanía, especialmente a aquellos sectores mas desfavorecidos o a aquellas obras que más repercusión van a tener en el conjunto de la ciudadanía. La decisión de en qué se gasta el Presupuesto Municipal es la decisión fundamental de la política ciudadana: la que define cuáles son los intereses, preocupaciones y prioridades de un Ayuntamiento, a qué se da importancia y a qué no.

Partiendo de que el objetivo de la prioridad de estos gastos son el interés de la ciudadanía, ya que lo que se está gestionando es "lo común", lo que es de todos y todas, estas decisiones nos afectan a las personas de a pie en lo cotidiano, en la realidad de todos los días.

Recientes propuestas de distintos Ayuntamientos de establecer y regular, a través de un Reglamento, la participación ciudadana pueden ser la oportunidad de convertir un "Reglamento formal" en un mecanismo de participación real y directa de la ciudadanía en la gestión municipal de nuestros impuestos.

La calidad de la democracia se debe medir por la participación ciudadana en el gobierno. Pero participar no sólo como mero receptor de información y sólo en lo propio e individual, sino que se debe facilitar a la ciudadanía su participación en lo político, lo económico, lo cultural y lo social; en definitiva, favorecer y poner los medios para establecer la participación en la construcción de una sociedad mejor. Este es el instrumento fundamental e imprescindible para articular una democracia auténticamente participativa.

En diversos Ayuntamientos de nuestro país ya se han articulado mecanismos participativos para que la ciudadanía se implique activamente en la toma de decisiones sobre los presupuestos de su propio Ayuntamiento. Esto es lo que se denomina Presupuestos Participativos. Los ciudadanos y las ciudadanas tienen la oportunidad de expresar y participar en decidir cuáles son las prioridades en las que se van a invertir los impuestos que han aportado. Esto supone generar un proceso de democracia participativa que acercará realmente la política municipal a los intereses reales de la ciudadanía y a sus necesidades.

Desde que, en 1989 se pusieran en marcha las primeras iniciativas en la ciudad brasileña de Porto Alegre, la figura de los Presupuestos Participativos ha ido ganando presencia tanto en América Latina como en Europa. 

En España, las experiencias más significativas hasta ahora se han desarrollado en ciudades como Sevilla, Córdoba, Albacete, San Sebastián, Málaga, Jerez, Getafe, Petrer, Puente Genil, Cabezas de San Juan, Sabadell, Leganés, Torreperogil, Puerto Real, Torrellano, Elche, Novelda y Santa Cristina d'Aro entre otros municipios.

Esta fórmula de participación ciudadana supone generar una nueva forma de responsabilidad cívica a través de la democratización de las decisiones y de la información sobre las cuestiones públicas. Procesos que demandan más bien la consideración de la democracia como el ejercicio de una ciudadanía activa, responsable, y proponen la construcción colectiva de un nuevo modelo de desarrollo sostenible y autocentrado.

En definitiva, los presupuestos participativos exigen que sea la propia ciudadanía quien decida en qué y cómo se gasta el dinero público. Que las vecinas y los vecinos, que conocen las necesidades cotidianas de sus barrios y de la ciudad en su conjunto, decidan cómo se distribuyen los recursos disponibles, siendo conscientes de que estos son limitados. Además de este ejercicio de ciudadanía responsable, los presupuestos participativos también pretenden:
  • Promover que la ciudadanía no sea simple observadora de los acontecimientos y decisiones, para convertirse en protagonista activa de lo que ocurre en su ciudad.
  • Buscar, entre todos y todas, soluciones que se correspondan con las necesidades y deseos reales que tenemos.
  • Reforzar la responsabilidad de la ciudadanía como parte importante de la política municipal.
  • Construir con la sociedad local herramientas y habilidades participativas que progresivamente les permitan conocer más profundamente lo que es la participación democrática y el ejercicio de responsabilidad que conlleva.
  • Reforzar un compromiso por parte de la ciudadanía y hacia la ciudadanía, ya que decidir conjuntamente debe implicar que lo decidido debe ser respetado por todas las partes.
  • Crear espacios de diálogo y toma de decisiones entre la ciudadanía, los representantes políticos y el personal técnico de la administración que permitan construir, con un sentido de pertenencia a una comunidad, una ciudad más justa e igualitaria.


Desde el Grupo Municipal de Izquierda Unida- Los Verdes estamos convencidos de que la participación ciudadana tiene que ser una base fundamental para la vida social de nuestra ciudad. Nuestros vecinos y vecinas tienen que ser arquitectos de su propia vida, conocer de forma sencilla de qué tratan los presupuestos municipales y poder elaborar propuestas sobre aspectos que conocen bien porque les afectan directamente.

Por estos motivos solicitábamos la aprobación de esta moción que requiere que se elabore una propuesta de regulación y articulación de los mecanismos necesarios de participación ciudadana, con el objeto de conseguir implantar en nuestra localidad los Presupuestos Municipales Participativos a lo largo de la presente legislatura. Para ello se basarán en las siguientes líneas:
  • Tanto en su elaboración como en su seguimiento y desarrollo, se atendrán a una estructura de programas que especifique claramente objetivos, periodos y recursos.

  • Creación de juntas vecinales que se encarguen, con la ayuda de técnicos especializados, de recoger las demandas vecinales para la elaboración de los presupuestos.
  • Acomodación de los plazos de elaboración presupuestaria a la participación social.

  • Establecimiento de unos criterios claros que permitan valorar cuantitativa y cualitativamente el cumplimiento de los objetivos.

  • Deberán garantizar de forma efectiva el equilibrio y solidaridad entre los distintos barrios y núcleos de población del término municipal.

  • Incluirán políticas encaminadas a distintos colectivos atendiendo a cuestiones relativas al género, edad, dependencia, etc.

El conjunto de los Grupos Políticos de la oposición aprobó nuestra moción.

Por el contrario el Equipo de Gobierno votó en contra de nuestra propuesta. Su argumentacion fue tan pobre y tan ajena a la realidad en la que nos encontramos inmersos que no merece siquiera un párrafo aquí. Sólo apuntar que, en particular al Alcalde, les molestó que les tildáramos de déspotas ilustrados, mucho de déspotas y poco de ilustrados.

Los Presupuestos Participativos conllevan el mandar obedeciendo y dada la idiosincrasia del Partido Popular eso es sencillamente imposible.