miércoles, 3 de octubre de 2012

Sobreviviendo a las fiestas de Las Rozas

Han terminado las fiestas de Las Rozas y he conseguido sobrevivirlas.

Sin solución de continuidad, pasé de la Fiesta del PCE a las fiestas de mi pueblo, pasando por un domingo surrealista en Vallekas, la vuelta al mismo escenario el lunes y comenzar la actividad de nuestra caseta en el Recinto Ferial.

Pese a llevar ya dos días abierta, el punto de arranque fue el miércoles con un aperitivo para nuestros afiliados y simpatizantes. Momento para saludarnos, comentar nuestra actividad política y recibir críticas y sugerencias para continuar nuestra labor en el Ayuntamiento, todo ello en un magnífico ambiente, distendido y amable. Hubo tanta y variopinta asistencia que conocí hasta a un aficionado de mi, nuestro, querido Rayo Vallecano.




Ese mismo día, disfrutamos de lo lindo con las canciones de Rita Barber, acompañada a la guitarra por Nuno Monteiro. Canciones de sabor mediterráneo y salteadas por unos sentidos fados. Su poderosa y melódica voz nos dejaron a todos impresionados. Muchas gracias a los dos por compartir con nosotros vuestro oficio y vuestros sentimientos.

Pese a la calidez de la música del miércoles, la meteorología no fue la misma que ocho días antes. Un tiempo desapacible y mucha lluvia nos acompañaron el jueves y el viernes, lo que hizo que la afluencia a nuestra caseta se resintiese.

Lo que no consiguió la lluvia fue que parasen nuestros conciertos. El jueves con nuestro compañero José María García y Cía, -la Cía era Fernando con su guitarra-, que nos recordaron la canción protesta de los 70 que forma parte de nuestra educación sentimental y política. 

La voz grave y profunda de José María estuvo resonando hasta el viernes, día en el que se subieron al escenario los Charlies de Ángel y sus versiones del pop-rock de este país de los 80 y 90. Una magnífica banda, que nos animo a cantar con ellos todas y cada una de las canciones que tocaron. Dos anécdotas: tuvimos que animarles a que tocaran la versión que hacen de El imperio contraataca de Los Nikis, no somos sectarios y tenemos un gran sentido del humor y a Fernando, -la Cía de José María y bajista en esta ocación-, le quedamos a deber una preciosa camiseta de Yuri Gagarin.

El sábado la lluvia amainó y nos dejo disfrutar de otra banda roceña, Nube Roja, a la que les auguró un brillante porvenir si continúan trabajando como hasta ahora. Rock potente, con matices, que oscilan desde la americana hasta el rock urbano de aquí.


Nube Roja
Hablando de rock urbano de aquí, en su concierto vivimos uno de esos momentos que pasarán a la pequeña historia de nuestra caseta: Tony de Juan, guitarrista de los legendarios Coz, se subió al escenario para tocar junto a Nube Roja, uno de los grandes éxitos del rock de aquí: Más sexy. Inolvidable. Gracias Tony y Nube Roja de todo corazón.

Terminamos el domingo con la ya tradicional comida republicana, con el arroz que nos prepara de manera primorosa nuestro compañero Daniel Gismero.


Daniel Gismero y un pinche, Ricky, dando los últimos toques a un sabroso arroz
Un éxito de participación, de ambiente y una espléndida sobremesa con compañeros, vecinos, amigos, ..., y, sobre todo, con el concierto de nuestro amigo Orlis Pineda, cantautor cubano, que fue desgranando sus canciones nostálgicas y alegres a la vez y los sempiternos éxitos de la Nueva Trova Cubana.

Orlis Pineda terminó su recital en un sitio un poco extraño

Dada toda la actividad de nuestra caseta, no queda mucho tiempo para dedicarlo a las fiestas oficiales. Sólo pude asistir a dos actos.

Uno de ellos, el pregón, que en esta ocasión fue entrañable. Y digo entrañable porque corrió a cargo del Club de Rugby Ingenieros Industriales de Las Rozas, gente de nuestro pueblo que este año cumplen 40 años de vida. El pregón fue leído a cuatro voces, tantas como grupos de edad que comparten la afición por un deporte minoritario en nuestro país, lleno de nobleza y fuerza. Tuvimos, además, la suerte de ser vecinos en el Recinto Ferial y pudimos compartir con ellos charla y copas. Muy buena gente ¡Mucha fuerza y suerte Indus!

El otro fue la tradicional comida que siempre nos ofrece la Peña Recreativa Club Las Rozas 70 a los miembros de la Corporación Municipal y que es una de las fuerzas que animan la fiesta más popular de Las Rozas. Gracias por todo, compañeros, y ánimo para continuar con vuestra importante labor en el pueblo.

Y así han transcurrido las Fiestas de Las Rozas este año.

El año que viene más y mejor.