sábado, 27 de octubre de 2012

Becas de comedor escolar


Prosigue la política de recortes en la educación por parte de la Comunidad de Madrid.

En esta ocasión le ha tocado a los comedores escolares.

Por este motivo nuestro Grupo Municipal presentó en el Pleno Municipal del mes de septiembre una moción sobre los comedores escolares.

Una vez más la Comunidad de Madrid arremete contra los colectivos más necesitados, recortando de manera brutal partidas tan necesarias como las becas de comedor y las ayudas de libros de texto, precisamente cuando aumentan las familias que más necesitan dichas ayudas.

El último Informe de UNICEF “La Infancia en España 2012-2013” alerta del impacto de la crisis en los niños y niñas y sobre la importancia de tener en cuenta a la infancia en un contexto que sitúa a un gran número de ellos en riesgo de no cubrir sus necesidades básica. Es en este momento pues, cuando las políticas públicas dirigidas a la infancia son más necesarias que nunca.
En nuestra Región, una parte importante del alumnado realiza su única comida “seria” en el comedor escolar, por las situaciones alarmantes de desempleo que sufren las familias y la exclusión social que ello conlleva. Y esto, en Las Rozas, también se da.

Los servicios de comedor están atendidos por empresas que tienen trabajadores y el sueldo de estos es la partida gorda de sus presupuestos y parece que nos olvidamos de que, en este país, los niños que comen en el colegio tienen edades comprendidas entre tres y doce años, a los más pequeños alguien tendrá que ayudarles con la tartera, a la hora de calentarla, de llevarla hasta la mesa, de ocuparse de que la recojan. Y ese personal tiene un coste.



El problema es que hayan desaparecido las becas de comedor, en un momento que deberían haber aumentado. El problema es que no se va a asegurar una alimentación equilibrada en los centros educativos. Y luego están los problemas logísticos

Una de las ventajas del comedor escolar es que TODOS comen lo mismo, la tartera será el elemento diferenciador.

Decimos que el uso de la tartera no es lo más preocupante, porque con la “idea” de llevar la comida desde casa, lo que el Gobierno quiere enmascarar es el verdadero problema: la eliminación de las ayudas de comedor escolar, y con la de que sean los docentes los que atiendan a los niños y niñas en el comedor ocultar la verdadera intención de dejar en el paro a los dos mil monitores que en estos momentos realizan esa función y reducir drásticamente el número de comensales para que las cocinas no sean rentables y no se contrate personal para ello, lo que beneficiará a determinadas empresas de catering bien relacionadas con el Gobierno Regional. Los que pagan esta jugada son los de siempre, las familias que escolarizan a sus hijos en la Escuela Pública y las personas que trabajan en ella.

Es necesario recordar que los auxiliares de comedor realizan una tarea importantísima de la supervisión de la nutrición de los alumnos y de apoyo a la educación para la salud, y que los responsables de comedores escolares siguen esquemas de dietas adecuadas a la edad de los alumnos. El sistema de que el alumnado acuda al centro con su comida no asegura nada de esto.

Se contradice la propia Consejera entre lo que dice y lo que hace, ya que en la página web de la consejería dice que “el comedor escolar es un servicio complementario de carácter educativo que presta la Administración educativa y que contribuye a una mejora de la calidad de enseñanza. Además de cumplir una función básica de alimentación y nutrición, desempeña una destacada función social y educativa, y por ello, los comedores escolares están integrados en la vida y organización de los centros escolares”.

El injusto y brutal recorte de las ayudas de comedor escolar y ayudas de material escolar tomada por el Gobierno de la Comunidad es inaceptable y, por ello, exigimos la restitución inmediata de estas ayudas para todo el alumnado que lo necesite. Con la eliminación de las becas de comedor estamos ante una de las medidas de ahorro más injustas e insolidariza que ha tomado el Gobierno regional. Si lo que pretende con este recorte es una medida de ahorro, existen otras alternativas para ello, por ejemplo, eliminando las desgravaciones fiscales para gastos escolares contempladas en la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas 2012 que permite desgravar un 30% de los uniformes, clases extraescolares de idiomas o cursos de verano (hasta 900€ por hijo) a las familias que optan voluntariamente por llevar a sus hijos a la enseñanza privada.



Pero ese tipo de recortes ustedes no entran en sus planes, ¿verdad?

Como decimos en la moción esta iniciativa también trae una serie de dudas e invitamos a que se nos responda:

¿Cuántos profesores adecuados para “cuidar” el comedor tienen carnet de manipulación de alimentos? ¿Les pueden obligar a sacárselo?

¿Quién será responsable de las posibles intoxicaciones alimentarias debidas a la mala conservación de los alimentos preparados, rotura de la cadena del frío, etc.?

¿De dónde saldrán los fondos para adquirir cámaras refrigeradoras, hornos, mesas calientes, etc. cuando se han recortado los gastos de funcionamiento de los centros?

¿Habrá formación para los profesores que se encarguen de comedor sobre el uso correcto de estos aparatos? ¿Cuánto costará? ¿Estarán obligados a asistir?

Desde el Grupo Municipal Izquierda Unida – Los Verdes, ante una medida tan cruel como injusta para muchas familias madrileñas y roceñas, en nuestro caso particular, invitamos a votar a favor de esta moción para:

1) Instar al Gobierno Regional a través de la Consejería de Educación y Empleo, a que la dotación de ayudas de comedor se mantenga, como mínimo, en las cuantías del curso pasado.

2) Instar al Ayuntamiento de Las Rozas a que complemente las partidas de ayudas de comedor para conseguir que todo el alumnado que lo requiera, pueda tener asegurada la comida en el colegio.