domingo, 4 de diciembre de 2011

Fascismo en Alpedrete: sobre la presentación del libro de Willy Toledo

Este jueves, tal y como se anunció en este blog, se presentó el libro de Willy Toledo, Razones para la rebeldía, en el local de Benito Rabal La Marmita, ubicado en Alpedrete.


El acto de presentación del libro fue un éxito. El local estaba lleno de gente que tenía interés en escuchar a Willy Toledo, un tipo concienciado, crítico y con mucha gracia para comentar el estado de cosas actual, que refleja perfectamente en su libro.


El caso es que la mañana de ese jueves, la fachada de La Marmita apareció repleta de pegatinas de simbología y mensajes neonazis.


El objetivo era amedrentar a Benito Rabal, propietario del local, y que cejase en su empeño de celebrar el acto de presentación del libro.


Lejos de amedrentarse y echar marcha atrás, Benito Rabal decidió presentar una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Alpedrete.


La ultraderecha alpedreteña lejos de deponer su actitud absolutamente antidemocrática, impidiendo la libertad de expresión de la ciudadanía, decidió realizar una concentración a la puerta de La Marmita para continuar amedrentando, no sólo al propietario del local, si no al público asistente al acto y al propio Willy Toledo.


Ante esta concentración, de aproximadamente cuarenta sujetos portando una pancarta que, curiosamente por su reverso pudimos ver que era de Izquierda Unida, algún vecino de Alpedrete decidió avisar a la Guardia Civil y a la Policía Local con el fin de garantizar la seguridad de los asistentes al acto y del propio Willy Toledo, pieza muy codiciada por la ultraderecha de este país.


Las Fuerzas de Seguridad de la localidad hicieron acto de presencia, pasado un buen rato desde su aviso. Se dispusieron frente a la concentración fascista, con el fin de que las personas que estábamos interesados en acudir al acto pudiéramos acceder al local.


El caso es que mientras se iniciaba el acto, las personas que estábamos fuera del local, charlando, fumando un cigarro u observando la concentración, fuimos objeto de todo tipo de insultos por los nazis concentrados. Algunas vecinas y vecinos, más próximos a los concentrados, fueron hasta amenazados de muerte, ante la pasividad absoluta de la Guardia Civil y de la Policía Local, que en ningún momento solicitó la identificación de los fascistas concentrados.


Se comentó por parte de las Fuerzas de Seguridad que lo ideal sería suspender el acto, para evitar males mayores (sic). Ante la concentración, se decidió ponerse en contacto con Willy Toledo para que entrase en Alpedrete en otro coche diferente al suyo. Así fueron a buscarle unos vecinos para que fuera en otro coche y acompañarle hasta La Marmita.


El acto, eso si, transcurrió con absoluta normalidad, con un éxito notable de asistencia, como ya he comentado al comienzo de esta entrada, y con el paulatino abandono de los fascistas de la concentración. Al final del acto aún permanecían ocho de ellos.


Los nazis en Alpedrete no son algo novedoso. Ya conocía de su existencia por lo relatado por Fernando Jiménez Briz, ex-concejal por Izquierda Unida en Alpedrete, que ha sufrido todo tipo de insultos y amenazas, por parte de esas gentes. Incluso su propia madre.


Ante estos sucesos, un vecino ha decido recoger firmas a través de Internet para que la Alcaldesa de Alpedrete, Maria Casado, y el Ayuntamiento condene las agresiones fascistas. Puedes leer la petición y firmarla en este enlace de Actuable.


Yo ya he firmado, harto de la impunidad con la que actúan estos grupos de la ultraderecha en Alpedrete. Te animo a que tú leas la acción y la firmes. ¡Basta ya!