viernes, 16 de diciembre de 2011

Consejo Económico y Social de Las Rozas

El pasado día catorce se celebró la reunión anual, si no han leído mal, del Consejo Económico y Local de nuestro municipio.

El Consejo Económico y Social es, en principio, el órgano consultivo para la elaboración de propuestas en materia económica y social en nuestra localidad. Digo que en principio, porque en la práctica, es un mero órgano informativo en el que se nos da cuenta de las actividades que en materia de políticas activas de empleo desarrolla la Concejalía de Economía, Empleo y Consumo.

En este Consejo están representados todos los Grupos Municipales, las organizaciones empresariales (CADEMO y la Federación Independiente de PYMES y Comercios Comarcal-Las Rozas) y sindicales (UGT y CCOO) más representativas de nuestra localidad, la Cámara de Comercio de Madrid, así como la Concejalía de Economía, Empleo y Consumo y el Alcalde, que ostenta la presidencia del Consejo.

Más allá de la mera exposición de las actividades desarrolladas por la citada Concejalía, se nos informó de algunas cuestiones relativas al empleo en Las Rozas que es interesante dejar constancia de ellas.

La primera. La tasa de desempleo, obtenida de manera indirecta ya que no hay otra, se sitúa entorno al 6% de la población activa de Las Rozas, esto es, 4.176 desempleadas y desempleados a fecha de octubre de este año.

La segunda de ellas hace referencia a la creación de una Mesa Municipal para la modificación de licencias para la apertura de establecimientos con el fin de agilizar el procedimiento.

La tercera es la solicitud, en este mismo sentido, por parte de la Cámara de Comercio, de la creación de la "Ventanilla Única Empresarial" en nuestro Ayuntamiento.

Y la cuarta, la creación de una oficina informativa relativa a la certificación de la profesionalidad.


En mi intervención, como representante del Grupo Municipal de Izquierda Unida-Los Verdes, hice constar dos denuncias.

Tal y como he apuntado al comienzo de esta entrada, el Consejo Económico y Social es un órgano consultivo y no simplemente informativo, por lo que visto el transcurso de la reunión y atendiendo al acta de la anterior reunión, su naturaleza en nuestro municipio está alterada. La capacidad de proponer, plantear medidas o valorar las diferentes actividades desarrolladas por la Concejalía de Economía, Empleo y Consumo es nula. Mal asunto para el fomento de la participación ciudadana, aunque esta sea mediada por organizaciones socioeconómicas y políticas.

Denuncié, seguidamente, que no es de recibo disponer de la documentación de la reunión al comienzo de la misma y no con la suficiente antelación para poder estar en disposición de realizar preguntas, críticas o aportaciones a las actividades programadas para el año 2012.

La reunión se desarrolló con una exposición, por parte de la Concejal de más de una de hora de duración de las actividades desarrolladas en el año en curso y la programación de actividades a desarrollar en el año venidero.

Así, insisto, no se permite la participación y mucho menos se fomenta. Cuestión que a mi organización nos preocupa especialmente y al propio Ayuntamiento en su discurso también, pero mucho menos en la práctica como puede apreciarse. Presta atención a lo que hacen y no a lo que dicen que hacen.

Otra crítica viene dada por la periodicidad en la convocatoria del Consejo. No es presentable que este sea convocado con carácter anual y con fines meramente informativos.

Todos los presentes en la reunión, y yo especialmente, demandamos mayor periodicidad en las convocatorias. Además, aprovechando el mayor número de reuniones, estaríamos en disposición de valorar y evaluar las actividades desarrolladas y en curso, con el fin de optimizarlas.

El Plan de Actuación diseñado para el año 2012, en mi opinión, debe partir de un conocimiento exhaustivo y objetivo de la actividad económica de nuestro municipio con un objetivo doble. 

Se trata de estar en disposición de obtener un diagnóstico preciso de las necesidades de empleo y cualificación, tanto de empresas como de trabajadores. Sólo así, cobra sentido la formación profesional ocupacional, bien profundizando en la cualificación previa de las trabajadoras y trabajadores, bien reconvirtiendo cualificaciones profesionales que han quedado obsoletas. Se mejorará de este modo la posibilidad de empleo de las desempleadas y desempleados, y se optimiza, así mismo, la inversión en la formación. Se pasa así de una programación de acciones formativas genéricas en exceso al desarrollo de acciones formativas adecuadas a las necesidades específicas de la fuerza de trabajo.

Pero no sólo en cuanto a la formación, si no en cuanto al resto de acciones, ya sean de orientación sociolaboral, intermediación, programas de formación-empleo o la mera programación de jornadas.

La evaluación y la valoración de las distintas actividades que componen el Plan de Actuación son elementos imprescindibles para la mejora continua del mismo y supone, en última instancia, la optimización de la financiación, que entra en un proceso menguante pese al incremento del desempleo por la grave crisis económica que venimos padeciendo ya largo tiempo, más allá de la calificación de gestión de los programas de actuación vía ISO 9001 o de calidad total, a mi modo de ver absolutamente estandarizados y que no dan cuenta de la especificidad de la actividad.

En ningún momento de la reunión fuimos informados de los resultados obtenidos de la evaluación de las distintas actividades, que sí se realizan para la justificación de la financiación de la que son objeto a través de la Comunidad de Madrid y del Fondo Social Europeo.

Desconocemos, pues, el impacto de la actividad desarrollada, así como, el seguimiento que se realiza de las desempleadas y desempleados que pasan por las distintas acciones y la consecución, o no, de un empleo, objetivo último de las actuaciones desarrolladas.

Otro objeto de crítica es la ausencia de integración de las diferentes acciones. Se perciben como algo estanco, lo que imposibilita obtener una mayor productividad de la actividad desarrollada, sobre todo para la consecución de empleo.

La financiación del Plan de Actuación me preocupa, ya que prácticamente su totalidad se obtiene de la suscripción de Convenios, para cada uno de los diferentes programas, a través de la Comunidad de Madrid y del Fondo Social Europeo, que progresivamente vemos como su cuantía disminuye ejercicio tras ejercicio. Además, debemos considerar que una fuente de ingresos contemplados en los Presupuestos Municipales provienen de esos Convenios, sujetos, en última instancia, al albur de los recortes sociales del Gobierno conservador que venimos sufriendo en la Comunidad de Madrid, por lo que se podría ver comprometida la actividad y la atención, muy necesaria, para las desempleadas y desempleados de nuestro municipio.

A la intervención del Alcalde, en la que manifestó que el Ayuntamiento no es una agencia de colocación, expresé mi disgusto con esa aseveración.

La administración local tiene que desarrollar un papel activo con las vecinas y vecinos más castigados por la grave crisis económica que padecemos a través de varias vías. Como empleador, generando empleo estable y de calidad; a través del establecimiento de cláusulas sociales en las bases de contratación pública, premiando aquellas ofertas que den lugar a la creación de empleo estable y en la localidad, promoviendo el empleo de mujeres en ramas de actividad en las que se encuentran subrepresentadas; municipalizando servicios de carácter estructural y que actualmente son prestados por empresas privadas; acometiendo reformas en las tasas municipales para el asentamiento de empresas en nuestra localidad, principalmente a profesionales y trabajadoras y trabajadores cualificados, sociedades de trabajo asociado, actividades ecológicamente sostenibles, artesanos, etc.


Finalmente, comentar que llama poderosamente la atención tanto el número de actividades como del número de trabajadores y trabajadoras de los programas dirigidos a empresarios y a emprendedores frente a aquellas actividades dirigidas al trabajo por cuenta ajena. Es muy significativo de la planeación social con la que el Gobierno del Partido Popular, en sus diferentes ámbitos, plantea sus políticas sociales en un sentido muy amplio. Obsérvese a este respecto la política de vivienda pública de nuestro municipio.

Estas últimas cuestiones serán objeto de otro post. Son muy jugosas y este es muy extenso. Como siempre.