martes, 7 de junio de 2011

IU Abierta

Salta este fin de semana la noticia de que la corriente IU Abierta quiere configurarse como un partido político en el seno de Izquierda Unida, al socaire de la crítica a los resultados electorales obtenidos en los comicios locales y autonómicos del pasado 22 de mayo.

Me parece bien. Las y los compañeros que se agregan en esa corriente están en su perfecto derecho de formar parte de Izquierda Unida como deseen y de hacer valer sus opiniones y posiciones políticas como consideren oportuno.

En lo que no estoy de acuerdo es en su posicionamiento político.

No son vírgenes. La dirección de Izquierda Unida Federal estuvo marcada por ellos hasta la pasada Asamblea Federal y los resultados de su dirección son objetivos: un único diputado en las elecciones generales.

El error se encuentra en ser una izquierda subsidiaria del PSOE. El deseo de ser IU, consciente del apoyo electoral que tiene, la fuerza que gire a la izquierda al PSOE al obtener éste una mayoría insuficiente para gobernar en solitario y necesitar del apoyo parlamentario de IU.

No nos engañemos, el PSOE no es un partido de izquierdas. El PSOE utiliza de manera fraudulenta las siglas de un partido político de izquierdas que fundó Pablo Iglesias. ¿O es que es de izquierdas la inserción de la economía de nuestro país en el seno de la Unión Europea? ¿O es de izquierdas los recortes sociales para hacer frente a los efectos de la crisis a decir de los mercados y del Fondo Monetario Internacional? Oye, no. No vale apelar al sentido de responsabilidad del Gobierno. No. Si ves que se te obliga, por los poderes fácticos, a tomar decisiones que no encajan con tu ideario, programa de gobierno y tus valores, presentas tu dimisión y que ese trabajo lo haga la derecha neoliberal y neoconservadora, mucho más acorde con su ideario y con su manera de llevar a cabo la política económica. No, los intereses de la mayoría no coinciden con los intereses de la banca, ni del FMI, ni del Banco Mundial, ni de los especuladores, ni de los que tienen cuentas millonarias en paraísos fiscales. No nos engañen, que no somos tontos.

Si nos creemos que la promulgación de una serie de leyes sobre derechos civiles es ser de izquierdas, estamos groseramente confundidos. Son ideas liberales. Nos llaman la atención porque tenemos una de las derechas más conservadoras de Europa, con el sostén de la Conferencia Episcopal, por lo que la moral católica pretende hegemonizar la moral pública, a través de la política del Partido Popular.

Volviendo a IU Abierta y haciendo a la vez un poco de memoria, recuerdo que en la Asamblea Regional de Madrid, previa a la Federal, llevaron un documento para el debate, frente a los llamados "Nacional II" y "Documento de los Cien", que, sinceramente, decía muy poco en su favor: plano en lo político y más plano aún en lo propositivo. Además, no te sorprendas, en ninguna de las dos Asambleas, ni en la fase regional ni en la Federal, la dirección saliente aportó un informe de los años de mandato para ser votado por las y los delegados.

Promovieron la Fundación Europa de los Ciudadanos para promover el proceso de Refundación, mandato de la última Asamblea Federal, de la Izquierda y, a día de hoy, desconozco su actividad en dicho proceso. Eso sí, tuvieron su cobertura en algunos medios.

En cualquier caso, no sobra nadie en Izquierda Unida cabemos todos y todas, la tarea es mucha y hay para todos: seguimos con un proceso de Refundación que quizá no lleve el ritmo deseable, tenemos que converger con otras gentes desde las bases, no desde las cúpulas organizativas, dar voz a los que no la tienen y hacer ver a la ciudadanía que no somos un partido político, si no un movimiento político y social, anticapitalista, republicano, federal y alternativo.

Nos sienta mejor la calle que las instituciones.