martes, 29 de noviembre de 2011

Un paso adelante

Después del proceso electoral lo que toca es analizar y valorar los resultados obtenidos por nuestra coalición.

Han sido once diputados los que nos representarán en el Congreso de Diputados para la próxima legislatura. Tres por Madrid, tres por Barcelona (dos de ellos por ICV), y uno por cada una de las circunscripciones de Málaga, Sevilla, Valencia, Zaragoza y Asturias. Han sido 1.680.810 votos, lo que ha supuesto el 6,9% del total de los sufragios.

Estos resultados nos permitirán tener Grupo Parlamentario en el Congreso de los Diputados, mayores recursos y más presencia y proyección en los debates, comisiones y, por tanto, cabe esperar que en los medios de comunicación

Los resultados pueden ser valorados como positivos a todas luces. Veníamos de una situación pésima, dos diputados (uno de ellos de ICV), y cualquier incremento de nuestra presencia en el Congreso es, sin duda alguna, positivo. A medianoche en las Elecciones anteriores nuestras sedes eran salas de tanatorio y no pocos pensaban en el fin de nuestro proyecto político.

Este suceso condujo a una reflexión en nuestra organización que condujo a iniciar un proceso con varios hitos. Entre ellos, destacaría la elección de una nueva dirección federal, a cuyo frente está Cayo Lara, y el compromiso de poner en marcha el proceso de Refundación de la Izquierda, que ha dado lugar, entre otras cosas, a la Convocatoria Social por un nuevo programa político para La Izquierda.

Se ha tratado de un proceso que ha conseguido una apertura a la sociedad de gentes de la izquierda que ha conseguido generar dinámicas de debate, construcción y compromiso altamente productivas para la obtención del resultado electoral conseguido.

No menos importante ha sido la red de mesas por la convergencia que han provocado encuentros y debates que han contribuido, en su justa medida, a la propuesta de ideas y proyectos que han tenido su reflejo en el Programa Electoral.

Tampoco es desdeñable la política de coaligarnos electoralmente con otras fuerzas de izquierdas del Estado. Ahí está el acuerdo con, Iniciativa per Catalunya Verds Esquerra Unida i Alternativa, Chunta Aragonesista, Socialistas Independientes de Extremadura, Batzarre, Federación Los Verdes, Gira Madrid-Los Verdes, Els Verds País Valencià, Opció Verda-Els Verds y Canarias por la Izquierda. También, sin duda, ha dado lugar a un incremento de nuestra presencia institucional, como puede percibirse en el escaño obtenido por Zaragoza y, quizás en menor medida, en Valencia.

La campaña electoral ha sido un éxito. Su estrategia y desarrollo así lo han sido. En una campaña como la nuestra en la que se ha expuesto a la ciudadanía nuestro programa electoral no cabía esperar menos.

El programa electoral ha sufrido un viaje de ida y vuelta a la ciudadanía.

De ida, porque ha sido un programa elaborado considerando las demandas del variado tejido social de nuestro país y de las aportaciones personales de activistas y simpatizantes con nuestra organización. Ahí está el éxito de la Convocatoria Social por un nuevo programa político para La Izquierda, en la que se plasmaron las propuestas políticas que engrosaron nuestro programa.

De vuelta, porque ese ha sido el programa que se ha ofrecido y explicado a la ciudadanía en el transcurso de la campaña electoral. Una alternativa social a la grave crisis que venimos padeciendo y una respuesta a la vuelta de tuerca neoliberal con la que pretenden afrontar esta grave crisis, con el mismo recetario económico que nos ha conducido a ella.

El desarrollo de la campaña ya hemos dicho que ha sido un éxito. Se ha llevado el timón del proceso, sin atender a las cuestiones planteadas por otros partidos, imponiéndose claramente nuestro mensaje y protagonizando la campaña según iban pasando los días.

Los mitines han sido un éxito de convocatoria sin parangón. Todos los mitines centrales han llenado los locales donde se han celebrado a reventar. Nuestro Coordnador Federal, Cayo Lara, y cabeza de lista por la provincia de Madrid ha ido de menos a más en el transcurso de la campaña, hasta sentirse realmente cómodo pese al cansancio de tanto viaje, encuentro y mitin. Le ha gustado y se ha gustado en sus intervenciones en televisiones, radios, encuentros con periodistas, militantes, simpatizantes y mítines.

Se ha conseguido ilusionar a la militancia, a nuestros simpatizantes y electores, lo que no es una tarea fácil.

Finalmente, anotar que se han alcanzado todos los objetivos que nos habíamos fijado tras la convocatoria de las Elecciones Generales: incremento de diputados hasta alcanzar el Grupo Parlamentario propio.

Se han cumplido los objetivos con creces.

Ahora bien, dejar constancia de una dinámica a la que somos muy dados en nuestra organización: dejar el trabajo a nuestra representación institucional. No, no puede ser. Algunos somos marxistas y creemos en las bondades de la división del trabajo.

El trabajo institucional corresponde a nuestros representantes y deben llevar las propuestas de nuestra organización al ámbito de representación institucional que les corresponde. A las Asambleas locales y al conjunto de la militancia nos queda y nos toca estar en la calle, tomando nota de las demandas de la ciudadanía, creando complicidades con nuestros valores, ideas y proyectos.

Nosotras y nosotros estamos en la calle y en las instituciones.

Ni más, ni menos. Hay mucho trabajo por hacer, que cada uno que haga el suyo.