domingo, 18 de abril de 2010

Así no


Este mismo domingo los compañeros (?) del Foro Social de la Sierra de Guadarrama habían convocado un acto para homenajear a los fusildados que se encuentran en la fosa común del Cementerio Parroquial de San Lorenzo de El Escorial. Acto de homenaje que había sido publicitado en este mismo blog.

Según cuelgo la convocatoria en el blog me comenta "La Camarada de Las Juve":

-¿Te has leído la nota de la convocatoria?

-Pues no.

-Pues léela, que no tiene desperdicio.

Y, efectivamente, no tiene desperdicio.

Se tienen identificados a setenta y ocho de los fusilados, pero se sabe que hay más, por testimonios de familiares y vecinos de la zona. De estos fusilados, buena parte eran del PSOE, otra buena parte del PCE y algunos menos, sin duda, de la CNT.

Pues de las filiaciones de las víctimas no se dice nada. Se debe sobreentender cuando se habla de las banderas y de los himnos.

Ahora bien, a la hora de enjuiciar la transición y la Ley de Memoria Histórica emerge un "totus revolotum" en el que sí se menciona a los dos partidos para ser objeto de la más severa crítica.

No es el momento, ni la oportunidad para criticar a esos partidos en un acto de homenaje a unos fusilados por la defensa de la República y de sus ideales democráticos. Fueron víctimas, además de por republicanos, por socialistas y por comunistas. Y menos aún frente a sus familiares, objeto en última instancia del homenaje que se celebra.

Y tampoco es el momento de criticar gratuitamente al PCE, cuya Agrupación de Collado Villalba ha participado, participa y participará, aunque a algunos no les agrade, en las reivindicaciones y luchas por una sociedad más justa, igualitaria y democrática en la comarca de Guadarrama. que no es, ni más ni menos, lo que ha defendido mi Partido a lo largo de su historia con más o menos acierto.

Y es que además de no ser oportuno es inconveniente para la suma de gentes de izquierda de la comarca con esas declaraciones que lejos de unir generan desconfianza y distancia por un  discurso petulante y soberbio de esa izquierda que nunca se ha confundido, que es revolucionaria sin haber llevado a cabo ninguna revolución y que es crítica pero no es autocrítica.

Así no, compañeros. No se gana restando o dividiendo, pese a las necesidades yoicas de algunos. Se gana sumando y multiplicando ideas, propuestas, frentes de lucha, lugares comunes, objetivos ...