martes, 13 de abril de 2010

Política 1.0


Hoy me he dado cuenta de que mi actividad en el blog cabe calificarla de verdadero y absoluto desastre: no tengo tiempo, cuando lo tengo me dejo arropar cálidamente por la pereza o no tengo gran cosa que contar.

Para mayores cargos de conciencia, porque para más "inri" soy consciente de la importancia de que nuestro mensaje se vea en la Red, de la importancia de la Política 2.0, y va la compañera Grândola e insiste en que me apunten a la "Rojosfera".

Y es que es verdad: no tengo tiempo. Estoy enredado, en pleno siglo XXI, en la era de Internet, de la conectividad, de lo interactivo, de lo digital, ..., en la Política 1.0 y con muy pocas probabilidades de actualizar el "software".

Y no es por la edad. Me considero una persona muy moderna a la par que actual, a lo que contribuye, sin duda, cierto snobismo cultural. Si Benito introdujo el gotelé ne este país, yo introduje a la Confederación Sindical de Comisiones Obreras en el uso del correo electrónico (¿os acordáis de Eudora?) y de los navegadores de Internet.

La Política 1.0: reuniones interminables, en las que quedan siempre puntos del orden del día pendientes para la próxima reunión; los compañeros convocados que no asisten; redactar actas; pegar carteles evitando a la Policía Local y a la Guardia Civil, que al día siguiente ya no están; organizar actos; la caseta de las fiestas locales; citas con compañeros de viaje; limpiar y colocar el local; escribir documentos para el deabte; conocer normativa que nunca hubiera imaginado leer ...

5 comentarios:

Fernando Jiménez Briz dijo...

¿Todavía siguen los carteles por vuestro aburguesado pueblo?


Salud

Carlitos Buenaventura dijo...

Me temo que no; aunque la foto es del viernes por la tarde y pusimos los carteles el jueves.

Salud

Grândola dijo...

¡Venga, no me seas llorón! que el tiempo siempre se saca, aunque sea de horas de sueño.

Carlitos Buenaventura dijo...

Actualizo la información: las contundentes pegatinas de nuestra gloriosa Agrupación junto a los mensajes directos de las pegatinas de "Las Juve" aún cubren las fascistas que había en las sucursales bancarias de la calle Real.

Esto es un éxito sin paragón en la historia del agit-prop roceño.

Salud.

Carlitos Buenaventura dijo...

¿Quieres que aún duerma menos? Pero si la cama me trata de usted.

Consuela al llorón, anda ...

Besos rojos.