jueves, 25 de febrero de 2010

Galiza Ceibe

Vuelve la derecha rancia y carpetovetónica de este país otra vez a la carga, como siempre a la contra, esta vez contra la bella y dulce lengua galega.

Los planes de normalización lingüística del anterior equipo de gobierno van a quedar en nada con la pretensión del actual presidente de la Xunta de plantear la enseñanza en tres idiomas: castellano, inglés y galego.

Siguen con la vieja y manida táctica del calamar, confundiendo y manipulando deseos y opiniones, amparándose en la libertad de enseñanza de los padres para con sus hijos. Curioso concepto de la libertad el de estas gentes, que la emplean para la protección de privilegios de clase.

En este caso, la víctima es la lengua galega, minoritaria y considerada, hasta hace bien poco como algo de la Galiza rural y profunda y, en general, de personas poco letradas.

Porque los planes de enseñanza propuestos por la Xunta ¿qué pretenden?. Menoscabar la enseñanza y, por tanto, el uso del galego, en lugar de protegerla y promoverla por ser una lengua minoritaria. Porque no se entiende la necesidad que hay de proteger el castellano y el idioma del imperio ¿es que carecen de hablantes? ¿de escritores?

La Coordinadora Galega de Equipos de Normalización e Dinamización Lingüística ha lanzado la campaña "Orgullosos do noso, orgullosos do galego" para la defensa de su lengua en su propia comunidad. ¡Manda caralho!

Aprovechando el gran sentido del humor galego han realizado este vídeo trilíngüe en defensa de la lengua galega. Para que la Xunta observe que se puede ser galego y moderno. ¡Os galegos tambén falan inglés, Feijoo!



3 comentarios:

Nynaeve dijo...

Pues sí, parece que estamos a la baja, en todos los sitios menos en Cataluña (a los que pretenden quemar por ello desde el monolingüismo)...

Andrés S. Portela dijo...

Nos falamos injlés e o que faja falta seica pode que falemos ca j, pero é para amolar e que non pareza que falamos galego españolizado

Galiza Ceibe, poder popular!!

Carlitos Buenaventura dijo...

Eh! Ese é o meu companheiro galego da comarca.

Saúde, Andrés, e ben forte:

¡¡¡GALIZA CEIBE!!!