miércoles, 10 de julio de 2013

El Ayuntamiento de Las Rozas se apunta a los "trabajos forzados"

La Consejería de Empleo, Turismo y Cultura de la Comunidad de Madrid, dentro de su Plan de Empleo ha elaborado la Orden 2445/2013, mediante la cual se regulan las subvenciones para la colaboración con los Ayuntamientos en la realización del Programa de Recualificación Profesional de Desempleados Participantes en Trabajos Temporales de Colaboración Social.

Esta Orden supone que los desempleados y desempleadas de la Comunidad de Madrid, que perciben la prestación o el subsidio por desempleo, puedan ser llamados a trabajar en los Ayuntamientos por un período máximo de seis meses, con una jornada laboral máxima de ocho horas y sin que perciban, a mayores, más que el cien por cien de la base reguladora de la prestación por desempleo, objeto de la subvención por parte de la Comunidad.

En el caso de que el desempleado o desempleada se niegue a trabajar será sancionado con la pérdida del cobro de la prestación o del subsidio de desempleo por un período de tres meses.


Presentamos una moción en contra de esta Orden, en el Pleno Municipal del 26 de junio, para que el Ayuntamiento no solicitase estas subvenciones, para que la Comunidad de Madrid elabore un Plan de Empleo que considere a los desempleados y desempleadas de larga duración mediante fórmulas de empleo de calidad y con derechos y que se coordine con los Ayuntamientos en las políticas activas de empleo.

La moción fue rechazada por el Equipo de Gobierno del Partido Popular y ha solicitado seis programas, por un importe a subvencionar de 145.200 euros. Estos programas son:

  • Mejora de la gestión municipal: digitalización de archivos y documentos. Ocupación de 14 desempleados.
  • Apoyo a colectivos con especiales necesidades de atención. Ocupación de 8 desempleados.
  • Servicios a la Ciudad. Ocupación de 8 desempleados.
  • Fomento de actividades educativas, culturales y de ocio. Ocupación de 4 desempleados.
  • Adecuación de instalaciones deportivas y difusión de actividades. Ocupación de 5 desempleados.
  • Acciones de prevención de riesgos laborales en el ámbito local. Ocupación de 5 desempleados.
Todos estos programas tienen una duración de seis meses.

Esta Orden tiene, en prinicipio, tres leit motiv, a saber: los desempleados son unos vagos, unos indolentes, que viven de la sopa boba de las prestaciones por desempleo; los Ayuntamientos están destruyendo empleo y esta es una forma de cubrir puestos de trabajo muy económica a través de trabajos forzados; y, los desempleados ocupados en los Ayuntamientos a través de este programa dejaran de computar como desempleados en las estadísticas.

La doctrina neoliberal está presidida por un fuerte individualismo. Cada sujeto es dueño de su destino y todo depende del esfuerzo que se dedica a obtener unos fines determinados.

Desde este punto de vista, el desempleado es responsable de su situación: no se ha formado lo suficiente, no busca trabajo con ahínco, sus pretensiones laborales son muy elevadas para lo que ofrece el mercado de trabajo, la duración de la percepción de la prestación o el subsidio por desempleo conlleva a que no se busque empleo ...

Es necesario recordar, porque se olvida interesadamente, que la prestación por desempleo no es una dádiva graciosa de la Administración con las personas desempleadas. El trabajador o trabajadora empleada cotiza a la Seguridad Social en concepto de desempleo, por lo que llegado el momento del desempleo, percibe al prestación en relación a las cotizaciones que ha realizado. Se trata, además, de un derecho laboral que se ha conquistado.

Se alude, así mismo, que en el período de cobro de la prestación o subsidio por desempleo, no se busca trabajo de manera activa, que se está descansando, viviendo tranquilamente regocijados en la pereza. Esta idea es la que emerge cuando se habla de que los desempleados tienen que contribuir al bienestar social, que no pueden cobrar por no hacer nada. Esta idea aparece en la ocurrencia del Gobierno cuando manifiesta, en el grave incendio que se sufrió en Valdemaqueda y Robledo de Chavela el año pasado: la falta de personal para labores forestales, debido a los recortes de la Comunidad de Madrid, conlleva que no se realicen labores de prevención de incendios forestales, que sí podrían realizar desempleados y desempleadas. ¿A cambio de qué? Los recortes presupuestarios no permiten el cobro de un salario a cambio de este trabajo, pero, apuntan, ellos ya están cobrando la prestación o el subsidio por lo que se ahorra ese dinero. En este punto hay que recordar la cotización del trabajador a la Seguridad Social por desempleo, de la que ya se ha hablado anteriormente. Se trata de trabajos forzados como pena a estar desempleado.

El Ayuntamiento de Las Rozas está destruyendo empleo a través de la amortización de puestos de trabajo y de la flexibilización de las relaciones laborales, pasando trabajadores por cuenta ajena a ser falsos autónomos. El Ayuntamiento cubrirá puestos de trabajo con desempleados y desempleadas que perciben la prestación o el subsidio por desempleo por lo que el ahorro en salarios es elevado.

No, no se trata de que en un momento de crisis tengamos todos que arrimar el hombro. Esta crisis no la hemos causado los trabajadores por tener unos salarios elevados, la ha causado la avaricia, la codicia de la banca que ha incurrido en graves endeudamientos para mayor beneficio empresarial. El desenlace ya lo conocemos: rescate con fondos públicos a la banca cuya cuantía ha pasado a engrosar la cifra del déficit público, santificado por la reforma express de la Constitución, para asegurar el cobro de la deuda a entidades financieras privadas extranjeras. Por lo que no debemos, no pagamos. Es una deuda ilegítima, que cada uno pague los platos rotos de su fiesta.
 

Las cifras del desempleo son alarmantes, más de un cuarto de la población activa está desempleada. Con este programa la Comunidad de Madrid maquilla la contabilidad del elevado desempleo que sufrimos para mayor gloria del Gobierno del Partido Popular. No cuela.

Que se inserte este Programa de subvenciones en el seno del Plan de Empleo de la Comunidad de Madrid y que se hable de recualificación profesional no deja de ser una falacia provocada por el juego del lenguaje al que no terminamos de acostumbrarnos los críticos al neoliberalismo rampante.

De los seis meses que dura cada uno de los programas que he apuntado, con una jornada laboral de ocho horas diarias, se destinan 60 horas a la formación y 48 a la orientación sociolaboral. Esto es, poco más de un seis por ciento a la primera y un cinco por ciento a la segunda. Dados estos datos y añadiendo que no tiene por qué cuadrar el perfil profesional del desempleado con su ocupación, ¿cabe hablar de programa de recualificación profesional? ¿Qué ambición tiene el Plan de Empleo de la Comunidad con unas cifras de desempleo dramáticas socialmente?  

Es la puesta a disposición de fuerza de trabajo muy económica a los Ayuntamientos. Es la condena a trabajos forzados a los desempleados y desempleadas madrileñas.


El Ayuntamiento de Las Rozas va a ocupar a trabajadores forzosos, porque si no acceden a ocuparse serán sancionados por un período de tres meses sin cobrar la prestación o el subsidio por desempleo.

¿Qué sucede con los desempleados y desempleadas de larga duración que ya no perciben siquiera el subsidio? ¿Cómo se ganan su sustento?

Una vergüenza. Queremos trabajo digno, estable y con derechos. Y no tenemos por qué conformarnos con menos porque es nuestro derecho.