martes, 16 de marzo de 2010

Notas sobre los resultados de las elecciones regionales en Francia



El pasado domingo se celebraron en el país vecino elecciones regionales, que pese a una elevada abstención, 52%, permiten observar ciertas tendencias políticas francesas.

El Partido Socialista Francés obtiene unos buenos resultados, fruto de un partido más cargado ideológicamente, más situado a la izquierda con el liderazgo de Aubrey, que con el liderazgo de Royal que planteaba el asentamiento definitivo de la "Tercera Vía".


Por lo que respecta a "Los Verdes" deben decidirse que el centro político remite a la pregunta del  anuncio "¿A qué huele lo que no huele?". Pese a que la preocupación por las cuestiones medioambientales y ecológicas pueden ser calificadas de transversales en la topoografía ideológica, las propuestas para solventar y afrontar los retos son marcadamente de izquierdas, porque es el capitalismo y su gestión el causante de esos problemas que nos afectan a todos. Se tendrán que definir para la segunda vuelta. La indefinición, a la larga, se castiga en las urnas porque al electorado le gusta saber lo que apoya.

El resultado para la Unión para el Movimiento Popular (UMP) de Sarkozy es la que ha salido más malparada de su paso por las urnas en esta primera vuelta. Su discurso sobre la crisis económica, su parálisis en la adopción de medidas favorables a la Sociedad del Trabajo y su adopción del discurso populista de extrema derecha en cuanto a sus coqueteos y sondeos en la opinión pública sobre el burka, la inmigración y su debate sobre la identidad nacional francesa han dado más que alas a los votos del partido de Le Pen.

El caso de la izquierda es interesante. Suman más apoyos electorales en aquellas regiones en las que se presenta coaligada toda la izquierda del Partido Socialista que en aquellas en las que ha concurrido dividida. Se ha hecho un notable esfuerzo en la generación y conformación de frentes de convergencia, poniendo en valor aquello que une más que en lo que disgrega, haciendo un frente común de propuestas para afrontar la grave crisis económica por la izquierda para los ciudadanos asalariados y para los excluidos del sistema. De ahi la importancia de unas palabras taumatúrgicas "Programa, programa y programa", como conjunto de propuestas ideológicas, posibles y concretas, que aunan voluntades políticas.

Significativo este caso de la izquierda francesa para nuestro país y nuestro proceso de Refundación: se gana más sumando que restando, hay que elaborar propuestas programáticas que consigan una confluencia de la izquierda y que no hay que tener miedo al crecimiento. Es bueno contar con una organización grande con compañeros comprometidos en la idea de una alternativa social a la crisis, a favor de la Sociedad del Trabajo, por los derechos de ciudadanía.

2 comentarios:

Andrés S. Portela dijo...

Bueno ya tienes el pacto de toda la izquierda con el Partido Socialista que no se yo, no entiendo mucho del sistema electoral francés y su reparto de escaños, asi que no se si es mero tacticismo o un pacto un tanto antinatura..

Carlitos Buenaventura dijo...

Pues algo de tacticismo sí que tiene la cosa, pero habrá que confiar (¿hasta cuándo?) que el Partido Socialista de Aubry ha girado a la izquierda. Por lo menos está más a la izquierda que con Segolene Royal.

En fin, companheiro, habrá que esperar a lo que dijo aquel: "Por sus obras les conoceréis".

Saúde.