jueves, 8 de marzo de 2012

8 de Marzo, Día de la Mujer Trabajadora

Un año más celebramos el 8 de marzo como Día de la Mujer Trabajadora.


Cómo nos van alterando las reivindicaciones, los días de conmemoración. Hoy se habla del Día de la Mujer. Se le ha caído, le han eliminado el adjetivo "trabajadora". Le quieren arrebatar el contenido de clase, de trabajo, de lucha, de reivindicación de justicia, de igualdad.


Mujeres trabajadoras víctimas de la violencia de género; de la desigualdad salarial; del techo de cristal que les impide acceder a los puestos de dirección de las empresas donde desarrollan su labor profesional; que estudian; que son víctimas de la doble presencia, al estar al frente de sus hogares sin más ayuda que la que le proporcionan sus fuerzas menguadas por la jornada de trabajo; desempleadas, por que el empleo se ceba especialmente con ellas; precarias y precarizadas en un mercado de trabajo al que sólo acceden con peores condiciones de empleo; bajo la tutela del jefe en el trabajo; en proceso de desposesión de su propio cuerpo y de su derecho a decidir ante una más que probable (contra)reforma de la Ley del Aborto y de una vuelta a reivindicaciones históricas del feminismo: Nosotras parimos. Nosotras decidimos; vuelta a la educación y a los valores propios de la Sección Femenina: subordinada al papel del hombre, padre, marido o hijo; la Conferencia Episcopal que lleva su ética y moral particular a lo universal: fuera los rosarios de nuestros ovarios; bajo la dictadura de la moda, del cuerpo delgado, del agrado al hombre, de la competencia por su atracción: la talla 38 me aprieta el chocho; sometida a la inferioridad de la cultura heteropatriarcal: brujas, malas, perversas, histéricas, incompletas, ...


Día 8 de Marzo, Día de la Mujer Trabajadora. Poco que celebrar, mucho que reivindicar y pelear.