miércoles, 6 de julio de 2011

Indignación


(A modo de Brecht).




Hay hombres que se indignan un día
 Y son buenos.
 Hay otros que se indignan un año
 Y son mejores.
 Hay quienes se indignan muchos años
 Y son muy buenos.
 Pero hay los que llevan indignados toda la vida:
 Esos son los imprescindibles.