lunes, 24 de junio de 2013

Estamos preocupados por la Accesibilidad Universal

Hace unos meses se celebró un acto que vino en denominarse Mesa Municipal por la Discapacidad, en la que se presentaron diversas asociaciones y organizaciones de discapacitados o que trabajan con ellos, y plantearon sus necesidades y demandas al Equipo de Gobierno del nuestro Ayuntamiento.

Como resultado más destacado de esa Mesa, se consiguió arrancar el compromiso al Alcalde de la creación de un Consejo Local de la Discapacidad, foro de participación de esas organizaciones y, esperamos, de los Grupos Políticos de nuestro municipio, porque todos tenemos nuestras propuestas de actuación en esa materia.

Pero ya sabemos como está la participación ciudadana en nuestro municipio, por lo que no nos hacemos muchas ilusiones al respecto.

En cualquier caso, y como muestra de que sí nos preocupa la situación de los discapacitados de Las Rozas y de Las Matas, así como que tenemos propuestas de actuación, en el Pleno Municipal del pasado veinticuatro de abril, preguntamos sobre los planes y el calendario para garantizar la accesibilidad universal en las calles de Las Rozas y de Las Matas.

Creemos que es imprescindible que se elabore un plan específico con prioridades, presupuesto y calendario de actuaciones para garantizar la accesibilidad del espacio urbano a toda la población.

Se trata de un derecho, el de la accesibilidad urbana, frente a las frecuentes políticas asistencialistas que se han venido aplicando hacia los colectivos que padecen una movilidad reducida.

La accesibilidad universal debe ser una de las características intrínsecas del entorno espacial urbano y que su carencia debe ser entendida como una patología del espacio urbano y la subsanación de esa patología una de las prioridades de actuación en lo urbano por parte del Equipo de Gobierno.

Ejemplo de barrera arquitectónica generada artificialmente

Existe normativa sobre la materia, particularmente la Orden Ministerial VIV/561 de 2010, que obliga a habilitar Itinerarios Peatonales Accesibles que carezcan de obstáculos y con una anchura comprendida entre un metro ochenta y dos metros veinte. En el caso, de que la habilitación de estos itinerarios resulte materialmente imposible, existe la obligación de habilitar calles de coexistencia.

Basta con darse un pequeño paseo por el centro urbano de Las Rozas para tomar conciencia de que estamos muy lejos de cumplir con la Orden que he citado anteriormente. Además, en muchos puntos resulta sencillamente imposible la circulación por la acera de personas en sillas de ruedas, muletas, coches de bebés, carros de compra o el paso de mayores con la compra y un bastón o andador. La solución diaria que se adopta es circular por la calzada con los consiguientes riesgos que acarrea.

Acera del centro urbano de Las Rozas

Somos conscientes de que en determinados puntos del casco urbano la solución es técnicamente muy difícil y que el gasto será elevado a la hora de presupuestar la adopción de soluciones. También somos conscientes de que hay, por el contrario, puntos en los que ejecutar soluciones es perfectamente posible, por lo que sólo se necesita de la voluntad del Equipo de Gobierno para eliminar esos obstáculos, tales como papeleras, macetas, señales de tráfico, postes, contenedores de basura, luminarias, regular el aparcamiento o reducir la sección de la calzada de la calle.


La solución de estos problemas es viable, asumible y barata.

La remodelación de Las Matas es el ejemplo perfecto de la falta de sensibilidad hacia la Accesibilidad Universal por parte del Partido Popular del municipio.

Nuestro municipio tampoco cuenta con la señalización de itinerarios y pasos de peatones con pavimentos táctiles para la orientación de las personas invidentes. Además, muchos de esos pasos están rebajados y presentan bordillos que imposibilitan el paso de sillas de ruedas, sillas de niños o andadores.

Paso de peatones con movilidad menoscabada

Ya hemos dicho que la solución de algunos de estos problemas es viable, asumible y económica, por lo que instamos a que los Servicios Técnicos de la Concejalía de Urbanismo realicen un inventario de los puntos y de las calles que incumplen la Orden Ministerial y se elabore un Plan de Accesibilidad Universal con su correspondiente presupuesto y calendario de ejecución de las obras pertinentes, priorizando las actuaciones a llevar a cabo.

Se trata, ni más ni menos, de mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas que presentan dificultades de movilidad.