viernes, 14 de septiembre de 2012

15S. Carta a los afiliados y afiliadas de CCOO de Madrid

(Carta de Javier López, Secretario General de Comisiones Obreras Madrid, a la afiliación).

Queridas compañeras, queridos compañeros:

Hace cinco años que comenzó esta dura crisis en el sistema financiero internacional. Una crisis que ha puesto de relieve, tanto la tremenda debilidad de la construcción europea, como la incapacidad de los gobiernos para pensar más allá de las lógicas de cada país. Una situación que se agudiza con la hegemonía de gobiernos conservadores que buscan, en las políticas de recortes de derechos laborales y sociales, una imposible solución a la crisis, al tiempo que la ruptura del contrato que dio lugar al modelo social europeo.

En este contexto, los países europeos y especialmente los del sur de Europa, se ven abocados a recortes, ajustes presupuestarios y rescates financieros que sólo nos hunden más en la recesión, el paro y el debilitamiento del Estado Social.

El Gobierno de España, que ganó las elecciones con un programa cargado de indefiniciones, gobierna aplicando medidas que nada tienen que ver con sus promesas electorales, al dictado de los poderes económicos que doblegan a la Europa de los Pueblos. Una política, que lejos de ayudarnos a superar la crisis, nos hunden más en ella y pretenden justificar con bestiales recortes, retrocesos laborales y sociales sin precedentes.

Lo que parecía una excentricidad de Esperanza Aguirre en Madrid, ni compartida en el resto de España, se ha convertido en modelo que, de bun o mal agrado, con fervor y convicción, o de mala gana, se aplica en todos los ámbitos y niveles del Estado, a golpes de decretazos del Gobierno central. Pero un pueblo sin derechos no forma un país. El debilitamiento de los derechos laborales y sociales supone debilitar la democracia. El sindicalismo es una de las pocas herramientas con las que cuentan los trabajadores y los  pueblos para defender su existencia, su libertad y sus derechos. Las Comisiones Obreras, primer sindicato de este país, en afiliación y en número de representantes sindicales, nos enfrentamos a uno de los momentos más difíciles de nuestra reciente historia democrática.

Los próximos meses va a ser determinantes en la definición de las políticas frente a la crisis. La movilización unitaria de las organizaciones sindicales y sociales debe abrir las puertas a medidas que impulsen la actividad económica, el empleo, la inversión pública, la protección de las personas desempleadas, el fortalecimiento de las políticas sociales y la regeneración democrática.

Las movilizaciones, sin descartar la convocatoria de una huelga general, van a coincidir con el desarrollo del proceso de Congresos en Comisiones Obreras, que se iniciará en septiembre y culminará con el Congreso de Comisiones Obreras de Madrid en enero y el de nuestra Confederación en febrero de 2013. No podemos, ni debemos sumirnos en un debate interno, sino aprovechar nuestros congresos para difundir y debatir nuestras propuestas frente a la crisis, reforzando la unidad interna, la unidad sindical y los vínculos del sindicalismo con el conjunto de la sociedad.

Somos un sindicato que nació para unir a los trabajadores y trabajadoras en la defensa de los derechos laborales y sociales y en la lucha por la democracia y la libertad. Nuestras señas de identidad se asientan en nuestra capacidad de unir lo diverso y plural en torno a objetivos comunes, a ideas fuerza compartidas. Libertad absoluta en el debate, respeto y compromiso con las decisiones mayoritarias, integración de todos en el trabajo y el gobierno del sindicato. Esas señas de identidad son las que deben salir fortalecidas en nuestros congresos. Es el momento del trabajo compartido, de sumar voluntades y trabajo, de construir un proyecto de país para los próximos años.

Por mi parte, culmino en el próximo Congreso mi tercer mandato como Secretario General de Comisiones Obreras de Madrid. He vivido doce años intensos en los que todas y todos habéis conseguido un crecimiento afiliativo de más del 60%, pasando de los 100.000 afiliados del año 2000 a superar los 160.000 en la actualidad, así como a consolidarnos como primera fuerza sindical. Años en los que hemos fortalecido la unidad interna, la unidad de acción sindical y, en definitiva, la unidad de la clase trabajadora. La construcción de unas Comisiones Obreras de hombres y mujeres libres e iguales. Son vuestros logros y me llena de orgullo que me hayáis permitido, durante estos años, ser el primero entre iguales (...).



(...) Quiero terminar recordando que, para lo bueno y para lo malo, Madrid se encuentra en el ojo del huracán de toda España. Nuestros éxitos y nuestros fracasos son determinantes en los éxitos y los fracasos de las Comisiones Obreras en todo el país. No somos más importantes que nadie, pero somos la medida, estamos en el foco, de cada lucha, cada movilización, cada avance, o retroceso.

La ciudadanía y los trabajadores y trabajadoras de todo el país, desde la unidad sindical y social, nos hemos dado cita el próximo 15 de septiembre en las calles de Madrid para luchar contra los recortes sociales y la reforma laboral; para exigir un referéndum que convalide o rechace las políticas erráticas del Gobierno de España.

El éxito de la movilización del 15 de septiembre debe marcar un antes y un después en la lucha contra la crisis y será determinante en la defensa del empleo y el Estado Social en nuestro país. Madrid debe volcarse en las calles, junto a quienes vengan de otros lugares del Estado y eso sólo será posible si las Comisiones Obreras madrileñas difundimos, animamos y organizamos la movilización.

Os reitero, por ello, una vez más, vuestro compromiso y vuestro esfuerzo personal y sindical para asegurar el éxito del 15 de septiembre en Madrid.

Gracias, buen trabajo y adelante. Siempre adelante.

Francisco Javier López Martín.
Secretario General de Comisiones Oberas Madrid.